lunes, marzo 21, 2016

MARGARITA ESTÁ MÁS BELLA QUE NUNCA


Entre los margariteños que aman a la isla de Margarita es vox populi la molestia con la campaña anti-margarita. No por razones de negocio, sino porque da dolor que el esfuerzo de tanta gente por hacer de esta isla vivible a pesar del gobierno que tenemos, se viene abajo. Mucha gente en la isla ha puesto en sus redes afiches que han surgido desde las distintas organizaciones civiles, para mostrarle al mundo que ésta, inclusive ante los embates de un gobierno indolente, sigue siendo la perla del caribe.  

Toda una polémica tuitera se armó, al punto de ponerme por primera vez en mi vida en los tan poco deseados "Trending Topic", porque usé la expresión "Margarita está más bella que nunca", que es un modismo que usamos mucho los venezolanos tan afectos a los superlativos. No significa que ahora está mejor que antes... pero explicar modismos en medio de la intolerancia es una pérdida de tiempo estéril.

Tengo la piel bastante dura con el tema Tuiter y ya le conozco bien el tumbao. Se que así se mueven las cosas por allá... pero:

Me llamó la atención el silencio casi absoluto de los margariteños ("navegaos", con "pasaporte", "anclados" o "nativos")... dejaron que se impusiera la voz de los radicales que gozaron diciendo desde sus butacas que Margarita es una m...da, y no salieron a decir que esta isla sigue siendo el lugar con la mejor calidad de vida de toda Venezuela.

Hay silencios que son incómodos. O salimos en bloque a defender nuestra isla... o termina convirtiéndose en lo que otros quieren que sea para poder demostrar que nada sirve en Venezuela.

Mi punto es: o le ponemos el pecho a seguir trabajando y defendiendo los espacios ganados en la isla a fuerza de ciudadanía... O cerramos las santamarías. Tener miedo de decirlo porque no es políticamente correcto es lo más cercano que conozco al suicidio.


Y sí... Margarita está más bella que nunca. Lo diré hoy y lo diré cada día que viva en ella. Como se lo diré a mi esposa hasta que esté arrugadita y achacosa: mi amor, estás más bella que nunca.

----------------

Cuando un pueblo pierde la autoestima, está a segundos de perderlo todo.

jueves, marzo 10, 2016

ENCUENTRO CON EMPRENDEDORES GASTRONÓMICOS Y FUNFOBA



ENCUENTRO CON EMPRENDEDORES GASTRONÓMICOS PARA INICIAR JORNADAS CON DISEÑADORES.
(10 DE MARZO DE 2016)

El día de hoy la Fundación Fogones y Bandera (Funfoba) tuvo un encuentro con emprendedores gastronómicos de la Isla de Margarita en la sede del Instituto Culinario y Turístico del Caribe (https://www.facebook.com/ictcmargarita) que amablemente nos presto sus espacios.

En la misma se encontraban presentes nuestra Directora General Inés Ruíz, nuestra fundadora Sylvia Sacchettoni, Ángel Armas y Luis Acosta (Cooperativa Socioproyectos ambientales), Magaly Guedes García (Directora de Turismo y Cultura de la Alcaldía de Arismendi), el fotógrafo Javier Volcán como aporte del colectivo cultural Margarita Gastronómica, los muchachos de la productora de videos CaPost Studio y 35 emprendedores.

Salomón Raydán, presidente de la Fundación Fundefir (http://www.fundefir.org.ve) y uno de los pilares del proyecto estuvo presente vía Skype desde Bosotá, al igual que nuestro Presidente Sumito Estévez quien también participó a distancia vía Skype.

De esta reunión, entre muchas iniciativas, se decidió hacer una cena diseñada y dirigida por Sumito Estévez con donación de comida terminada de los distintos emprendimientos, con el fin de recaudar fondos para que la directora Inés Ruíz viaje el próximo mes a Caracas para reuniones con diseñadores gráficos e industriales que han expresado su interés de aportar saberes al proyecto de emprendedores que próximamente Funfoba y CAF (Corporación Andina de Fomento) impulsarán en la isla. La idea de financiar el encuentro con diseñadores de esta manera, es para mantener siempre el espíritu solidario de todos para lograr que en unos meses los anaqueles de supermercados tengan productos de familias, con estética y calidad máximos.

Igualmente el fotógrafo Javier Volcán se ofreció a hacer un catálogo fotográfico de las etiquetas actuales para que las mismas sean revisadas por los diseñadores.

Pronto Funfoba anunciará las características de su proyecto mayor: Un Laboratorio Culinario para la construcción y transmisión de saberes replicables, en procesos de emprendimiento gastronómico familiar desde bases profundamente éticas y sustentables con el ambiente.

miércoles, marzo 09, 2016

Poner un tanque de agua en el apartamento ¿Es buena idea?


En estos días de crisis de agua muchas familias que viven en edificios están comprando tanques internos para cada apartamento. Aquí mi análisis de porque si esos tanque no se acompañan de medidas como medidores individuales o apelar a la consciencia individual, son la peor medida contra el racionamiento necesario para que haya agua para todos. Lo que paso es una carta que le mandé a mis vecinos


TANQUES INTERNOS VERSUS CONSUMO DE AGUA

A) Supongamos que le consumo promedio de gasto de agua sin racionamiento es de 200 litros por día.
B) Supongamos en la casa tenemos un tanque de 400 litros.

C) Supongamos que el edificio raciona el agua a dos medias horas por día, tal como hacemos en este momento.
D) Supongamos que quien tiene tanque mantiene su ritmo tradicional de consumo porque en esas dos medias horas en que el edifico abre la llave, da para rellenar los 200 litros que ya le faltan al tanque de la casa.
E) En pocas palabras, si los apartamentos tienen tanques internos PERO NO ACTUÁN COMO SI NO TUVIERAN y racionan voluntariamente, el consumo es idéntico a como si no hubiera racionamiento y por la tanto la presión sobre el tanque del edificio igual a si fuese un escenario normal.
F) Ya que el 100% del agua se está comprando en cisternas. Si quien teniendo tanque en su casa (yo por ejemplo seré uno desde la semana que viene) no raciona, pagará lo mismo por el agua que quien si ha estado racionando.

NOTA: Y si en un edificio no compran agua es igual: si no cambian de patrón de consumo, con su actitud no estarán contribuyendo a un plan de racionamiento que es necesario para todos.

G) Es más, quien no tiene tanque en su casa, suele ser inclusive ahorrativo de más, ya que aunque sabe que tiene agua a discreción la media hora de no racionamiento, la usa a consciencia y muy limitada.
H) Por eso es buena la idea de que cada apartamento instale medidor, de tal manera que a la hora de pagar el cisterna, se dividen todos los litros comprados en un mes por los consumos reales de cada apartamento y cada quien paga lo que es:
- El que más gasta paga más.
- Quien no está en el edifico no paga, salvo una mínima cuota que será la de mantenimiento y limpieza del edificio.
I) Ya que ese tema de poner medidores en cada apartamento puede ser eterno ("yo estoy de acuerdo, yo no estoy de acuerdo, yo propongo, yo ahora no puedo"... etc.), al menos expliquemos a cada apartamento que tenga tanque interno (mi caso dentro de una semana. Ya hoy lo compré) QUE DEBE COMPORTARSE COMO SI HUBIESE AGUA SOLO DOS VECES AL DÍA MEDIA HORA.
No está fácil porque es apelar a la consciencia y buena intención de personas que, mientras no haya medidor individual, son inauditables... pero al menos es un intento.
Yo me comprometo a usar el agua, aun teniendo tanque, sólo dos medias horas al día y con el chorrito medio abierto... como lo he venido haciendo hasta ahora y mientras esa sea la situación de todos.
Sumito

sábado, febrero 20, 2016

Diseñadores: Concurso para la identidad visual de FUNFOBA



Mi esposa Sylvia y yo estamos a un pasito de concretar uno de nuestros sueños más grandes: La Fundación Fogones y Bandera. Ya tenemos una estructura legal y contable sólida, y una gran Directora al frente (Inés Ruíz, con amplia experiencia en gerencia cultural), y desde hace un año venimos trabajando calladitos en varios frentes

Es sencillo explicar lo que pretendemos a través de la fundación:

1. Coordinar fondos para becar a venezolanos y venezolanas que desde la cocina puedan contribuir a la construcción y transformación del país (ya tenemos algunos becados).

2. Llamar a licitación para financiar investigaciones específicas que consideramos necesarias para contribuir en la construcción de una identidad alrededor de nuestra gastronomía (estamos a un par de meses de llamar al primer concurso).

3. Generar metodologías replicables y exportables que permitan emprendimiento gastronómico familiar y creación de microempresas sustentables y sostenibles (Proyecto bastante ambicioso que ya está encaminado en un convenio entre nuestra fundación, la asociación civil Margarita Gastronómica, la fundación FUNDEFIR y la Corporación Andina de Fomento).

Queremos que desde el inicio cada paso que demos sea de amplia participación ciudadana, así que ahora que necesitamos una IDENTIDAD VISUAL, estamos llamando a un concurso dirigido a estudiantes de diseño. Me parece lindo que los momentos bautismales sean abriendo puertas a nuevas generaciones y festivos.

Paso a copiar una nota de prensa de la Fundación y a continuación las bases y condiciones del concurso:

ANUNCIAN BASES DEL CONCURSO IDENTIDAD VISUAL PARA LA FUNDACIÓN FOGONES Y BANDERA


(La Asunción,  19/02/16) Las bases para seleccionar la Identidad Visual de la Fundación, sin fines de lucro, Fogones y Bandera  fueron anunciadas por el Chef  Sumito Estévez  en rueda de prensa celebrada en el Instituto Culinario y Turístico del Caribe el viernes 19 de febrero, en la que estuvo acompañador por Fernando Escorcia, presidente de Margarita Gastronómica.

Estévez informó a los periodistas que la recién creada institución trabaja por fortalecer la identificación, reconocimiento y empoderamiento de la gastronomía venezolana como patrimonio cultural  inmaterial, financiar investigaciones  y gestionar  recursos para  becar a personas interesadas en estudios gastronómicos  dentro de  instituciones calificadas de Venezuela  o  el  mundo.

“Desarrollaremos un  Plan de formación, investigación, promoción y divulgación de gastronomía venezolana que consta del Programa de Becas para estudios gastronómicos “Chef Rubén Santiago”, el Programa de Investigación y documentación de asuntos gastronómicos “Ramón David León” y el Programa de eventos, promoción y divulgación “Bandera Gastronómica”, precisó.

Anunció que decidieron comenzar con un Concurso de Identidad Visual considerando el espíritu  participativo que tiene la Fundación que arranca sus actividades junto al colectivo de diseñadores que integra las escuelas de diseño venezolanas. “Precisamente este concurso es posible gracias a la participación de amigos del mundo culinario, porque el Premio se logra con el apoyo y patrocinio de dos instituciones consolidadas como Margarita Gastronómica y Guayana Sabe Bien, presididas por Fernando Escorcia y Juan Carlos Sayalero, respectivamente, quienes acompañan nuestra Fundación desde sus inicios”.

Por su parte, Fernando Escorcia expresó la satisfacción por el nacimiento de esta fundación porque complementa el trabajo que adelanta Margarita Gastronómica desde hace cinco años. “Nos hermanamos y fortalecemos mutuamente. Nosotros continuaremos profundizando el vínculo con las comunidades, emprendedores, restaurantes y Fogones y Bandera abordará el espacio académico, la investigación y juntos haremos otros proyectos que tienen que ver con el desarrollo de la gastronomía insular”.

Bases del concurso:

Sobre las bases del Concurso Estévez precisó que podrá participar  cualquier estudiante de diseño gráfico o afín residenciado en Venezuela. También  queda abierta la posibilidad de que también participen diseñadores en ejercicio, interesados en el tema gastronómico.

Las piezas presentadas deben tener unidad de estilo, responder al objetivo del concurso y cumplir con los requisitos técnicos del género identitario. La entrega constará de cuatro láminas, que tendrán el Identificador gráfico principal en las versiones color / blanco y negro / positivo / negativa; la familia tipográfica propuesta para caracterizar las comunicaciones; la selección cromática identitaria principal y complementaria, si la hubiera y el diseño de las aplicaciones de la identidad propuesta a  papelería institucional. Una vez seleccionada la identidad visual final, el ganador deberá elaborar un breve manual de uso que detalle y explique las ejecuciones posibles.

La recepción de las piezas participantes será desde su anuncio público hasta el viernes 1  de abril  del año 2016. El concursante deberá enviar un sobre cerrado contentivo de sus propuestas en físico a la siguiente dirección: Final Calle Lárez. Casa ICTC. La Asunción. Estado Nueva Esparta. República Bolivariana de Venezuela. Teléfono: +58295 2420680. Código postal 6301.

En el frente del sobre cerrado en que se entregue la propuesta, así como en el dorso de cada lámina contenida se deberá escribir, en letra tipo imprenta, un seudónimo que servirá como identificación. En ese sobre se adjuntará, cerrado, un sobre  que contenga en una hoja los siguientes datos seudónimo del participante, nombre y apellido del  participante, tipo y número de documento de identidad, dirección,  teléfono, código  postal y correo electrónico

El ganador o ganadora del concurso se le otorgará como Premio  Un viaje a Canaima para 1 persona (Incluye traslado, alojamiento, alimentación y paseos)  y una distinción en  acto público a realizarse en la Isla de Margarita.

Para conocer las bases completas del concurso es posible descargarlas en www.sumitoestevez.blogspot.com o solicitar su envío por el correo electrónico fogonesybandera@gmail.com.

¡GRACIAS POR SU DIFUSIÓN Y PUBLICACIÓN!
CNP 11.969


BASES CONCURSO IDENTIDAD VISUAL PARA LA FUNDACIÓN FOGONES Y BANDERA

La Fundación, sin fines de lucro, Fogones y Bandera  considerando su principio filosófico participativo y el deseo de iniciar actividades junto al colectivo que integra la comunidad a la cual pertenece;  a partir de este momento convoca al Concurso para la Creación de la Identidad Visual de la Fundación, el cual se rige por las siguientes Bases:

OBJETIVO DEL CONCURSO:

Crear  la Identidad Visual de la Fundación Fogones y Bandera.


CONTENIDO A CONSIDERAR PARA EL CONCURSO:

La Fundación Fogones y Bandera trabaja por fortalecer la identificación, reconocimiento y empoderamiento de la gastronomía venezolana como patrimonio cultural  inmaterial, cuya vastedad  nos permite entendernos y sentirnos orgullosos de lo que somos.

Fogones y Bandera promueve la  riqueza, complejidad técnica,  sabor, diversidad, colorido,  historia, tradición,ruptura e innovación,  raíces y saberes que contiene la gastronomía nacional; con la firme intención de reconocernos en ella y contribuir para que generaciones de oficiantes, −profesionales y en formación−, apuesten por sus sabores, historias e ingredientes y desde ese reconocimiento sincero se conviertan en embajadores de la venezolanidad  y su poderosa  concepción gastronómica, hasta posicionarla en la memoria colectiva local, nacional, regional, internacional y mundial, con las características propias de la movilidad social y los tiempos históricos.  

Fundamentados en la importancia de la cocina como oficio que contribuye al fortalecimiento de la cultura de un país, Fogones y Bandera crea condiciones para que hombres y mujeres de distintas edades encuentren un oficio  que les permita  desarrollar emprendimientos con arraigo cultural, sentido ético y responsable dentro del entramado comunitario  al cual pertenezcan. En ese sentido, esta fundación  beca  a personas interesadas en formarse  en el ámbito gastronómico en espacios educativos calificados.  


DE LOS PARTICIPANTES 

Podrá participar  cualquier estudiante de diseño gráfico o afín residenciado en Venezuela. También queda abierta la posibilidad de participación de diseñadores en ejercicio.


DE  LOS TRABAJOS PRESENTADOS Y SU PRESENTACIÓN

El diseño presentado debe ser original e inédito, es decir, no debe haber sido usado ni presentado en otros concursos ni publicaciones.  Deberá proponer una identidad visual que represente la filosofía y espíritu  de la Fundación Fogones y Bandera.

La Identidad Visual ganadora será utilizada en todo tipo de material publicitario, además de la papelería institucional. 

La propuesta  presentada debe ir acompañada de una breve explicación de las razones por las cuales se considera ese diseño representativo de “Fundación Fogones y Bandera”. El participante también debe considerar que se trata de lograr expresar la concepción de la Fundación en un lenguaje gráfico que hable por sí solo y despierte interés.

Las piezas presentadas deben tener unidad de estilo, responder al objetivo del concurso y cumplir con los requisitos técnicos del género identitario. La entrega constará de cuatro láminas, que se presentarán montadas en cartón, en formato A3, vertical. 

Detalle del contenido de las láminas:

1) Identificador gráfico principal (logotipo, isotipo o isologotipo), en las versiones: color / blanco y negro / positivo / negativa. Cada versión presentará la reducción máxima recomendada.

2) Familia tipográfica propuesta para caracterizar las comunicaciones.

3) Selección cromática identitaria principal y complementaria, si la hubiera. La composición técnica de estos colores estará especificada de acuerdo a la normativa del código Pantone, al sistema de tintas transparentes de impresión (CMYK), en RGB (para pantalla) y Hexadecimal para web. Otros elementos gráficos que actúen como constantes de la identidad (si los hubiera).

4) Diseño de las aplicaciones de la identidad propuesta a: papelería institucional.

Una vez seleccionada la identidad visual final, el ganador deberá elaborar un breve manual de uso que detalle y explique las ejecuciones posibles.


DE LA RECEPCIÓN E IDENTIFICACIÓN DE LAS PROPUESTAS 

La recepción de las piezas participantes será desde el anuncio público de las bases hasta el viernes 1  de abril  del año 2016.

El concursante deberá enviar un sobre cerrado contentivo de sus propuestas en físico a la siguiente dirección: 

Final Calle Lárez. Casa ICTC. La Asunción. Estado Nueva Esparta. República Bolivariana de Venezuela. Teléfono: +58295 2420680. Código postal 6301.

En el frente del sobre cerrado en que se entregue la propuesta, así como en el dorso de cada lámina contenida se deberá escribir, en letra tipo imprenta, un seudónimo que servirá como identificación. En ese sobre se adjuntará, cerrado, un sobre tamaño A4 que contenga en una hoja los siguientes datos:

a. Seudónimo del participante

b. Nombre y apellido del  participante

c. Tipo y número de documento de identidad

d. Dirección y teléfono postal

e. Correo electrónico


DEL PREMIO

El ganador o ganadora del concurso se le otorgará como Premio  Un viaje a Canaima para 1 persona (Incluye traslado, alojamiento, alimentación y paseos)  y una distinción en  acto público a realizarse en la Isla de Margarita. 


DE LA PROPIEDAD DE LAS PROPUESTAS PRESENTADAS

Por la cesión del trabajo y derecho de autor, el ganador recibirá como UNICO RECONOCIMIENTO, la distinción establecida, y el premio señalado,  no teniendo absolutamente nada que reclamar y quedando obligado a entregar el original del trabajo realizado, en soporte digital, a la Fundación Fogones y Bandera.  

La Fundación Fogones y Bandera  se reserva la posibilidad de utilizar libremente el trabajo que resulte ganador, de acuerdo a sus necesidades e intereses, con carácter de exclusividad y por tiempo indefinido, reconociendo siempre la autoría del ganador.


DEL JURADO

El jurado estará constituido por tres (3) profesionales de las áreas gráficas  de reconocida trayectoria, cuyos nombres se darán a conocer oportunamente. 

El fallo del jurado será inapelable. El concurso podrá declararse desierto, en caso de que ninguna de las propuestas presentadas resulte suficientemente satisfactoria para los objetivos del concurso.

El jurado podrá sugerir modificaciones técnicas que optimicen la propuesta seleccionada, siempre que no altere su lineamiento y concepto.

El jurado valorará entre otros, los siguientes aspectos: facilidad de identificación de la propuesta con Fundación Fogones y Bandera, diseño innovador y creativo, adaptabilidad.

Lo no previsto en la presente convocatoria será resuelto a criterio del jurado y el equipo organizador. La participación en este concurso es libre y gratuita, y supone el conocimiento y aceptación de las bases. 

Para mayor información pueden comunicarse por el correo electrónico fogonesybandera@gmail.com.

jueves, febrero 11, 2016

sábado, febrero 06, 2016

402 CARTA A NUESTROS DISEÑADORES GRÁFICOS E INDUSTRIALES



Algunos de los productos de una marca griega que exporta alimentos orgánicos del país. Esta serie de productos se llama Stories of Greek Origins.

1

Chela vive en la vieja carretera que une a Los Robles con La Asunción. Pocos carros pasan por allí desde que se hizo la autopista, lo que es una suerte porque la zona conserva un testarudo aire rural a apenas un par de kilómetros de una isla de Margarita que va modernizándose de manera desordenada. El patio de su casa es un caney de unos sesenta metros cuadrados, con piso pulido, columnas de cemento prefabricadas de las que se compran en mitades y se ensamblan, varias hamacas guindadas justo en el borde y un techo de palma de factura impecable. Un poco más allá, en una pequeña área también techada pero separada del caney, ella y su esposo construyeron hace catorce años una cocina lo suficientemente cómoda como para hacer sancocho para cincuenta personas.
Un sancocho de cachúa con quimbombó, ocumo y pan de año humea quedo. Algunas personas pican en cuatro unas tortas de casabe. Llego puntual a esta invitación de domingo al mediodía. Hay bastantes carros en la estrecha vía de tierra y la algarabía que escapa desde adentro del muro perimetral del terreno de Chela anuncia una buena tarde.
Me recibe radiante la anfitriona y, a medida que me acerco al caney, una enorme pancarta dice: “Gracias por el apoyo a nuestros emprendimientos”. Más abajo de esa frase están los nombres del chef Rubén Santiago, el mío, el logotipo de un espacio que hice para vender sus productos llamado Rincón Asuntino y los logotipos de una universidad, una alcaldía y un ente de turismo.
¡He llegado a una fiesta en mi honor! Más allá de lo halagador que es y del masaje para mi ego, saber que me agradecen el esfuerzo con esta fiesta significa muchas cosas. Cosas por las cuales muchos venimos trabajando desde hace varios años.
2
El movimiento de pequeños emprendimientos gastronómicos en la isla de Margarita es notable. Telúrico. Se dio una tormenta perfecta en la que se sumaron organizaciones civiles y gubernamentales de gerencia cultural, alcaldías, universidades dispuestas a dar herramientas en emprendimiento, ONGs de cultura financiera y chefs con mucho ánimo de sudar y hacer transferencia tecnológica.
No existe una sola semana en la que en varios lugares de la isla no haya eventos de calle para comprar los productos que se hacen cada día en casas de familia. Ya en Margarita es normal ver esos productos en los bodegones compitiendo con las exquisiteces importadas.
Los chips de pan de año de Alberto, los chorreaditos de coco de Helen, la mermelada de ají dulce de Doris, los dulces de Chelita, los antipastos de Ryna, los panes de Lourdes, los bombones rellenos de frutas margariteñas de Michelle, el licor de ají de Mariflor, los frapés de Rubén, los aceites y harinas de coco de Enmanuel, la miel de papelón de Mary, el licor de tamarindo de Elianny, las pepitonas picantes de Freddy. ¡Nombres y nombres de personas y productos que la gente se sabe y los busca!
Un país, unos sueños, una expresión cultural envasada en frascos: una Venezuela para exportar.
3
Todos esos emprendimientos surgieron de personas con buenas ideas, pero con mucho miedo. Todos son emprendimientos familiares y en todos están involucrados varios miembros de esas familias.
Todos los involucrados tenían sus trabajos regulares, su quince y su último. En sus ratos libres fueron pasando por una compleja curva de aprendizaje que va desde aprender a cobrar, hasta garantizar insumos, descubrir que las recetas no quedan igual y hay que aprender a resolverlo, patear la calle para inscribirse en festivales o convencer al dueño de un supermercado para que compre sus productos, sufrir la competencia que aparece luego de allanado el camino, preguntarse cuál es el equilibrio entre costo y ganancia sin salir del mercado, saber cuantos días durará el producto antes de deteriorase, tenerle miedo al sintagma nominal inspector de impuesto sin haber visto ganancia, preguntarse cuánto dinero de las ventas debe usar para el mercado de la casa y cuánto destinar  para recompra de insumos en esta economía inflacionaria, descubrir que sin dinero no hay publicidad y que sin publicidad no hay ventas, lograr la convicción que le permita decir sí tengo siempre, hasta entender que una de las mejores opciones de publicidad del emprendedor familiar es buscar alianzas con periodistas y personajes famosos.
Miedo sobre miedo. Miedos que no te permiten abandonar el trabajo fijo y convierten la rutina en un muro infranqueable que no deja que el emprendimiento se desarrolle. Miedo a esos miedos.
¡Hasta que un día se atreven! Se lanzan al vacío. Queman las naves. Use usted la frase hecha que prefiera: el hecho es que un día le dedican las 24 horas a desarrollar su emprendimiento hasta que juntos hacen un sancocho en un caney lleno de hamacas.
4
Aprender que se puede vivir de un emprendimiento es aprender a ser sustentable. Y lograrlo es un proceso de inflexión en extremo complejo que toma mucho tiempo y es apenas el comienzo: el gran reto, más que ser sustentable, es ser sostenible. Es decir: descubrir los mecanismos para perdurar en el tiempo.
No es sencillo aprender a predecir y ser resiliente. Puede sonar cruel, pero luego de un esfuerzo ingente y cuando finalmente logramos mantenernos económicamente gracias a nuestro emprendimiento, es que descubrimos que apenas estamos en la fase inicial. El verdadero lance no está en vivir de un negocio, sino durante mucho tiempo y convertir esas empresas familiares en empresas de vida.
En el caso de Margarita hemos logrado un paso trascendental al lograr que muchas familias estén manteniéndose con lo que hace unos años era apenas un capricho de feria callejera. De hecho, ya algunos de los productos dieron el gran salto a los anaqueles de los bodegones y supermercados más prestigiosos. Es cuestión de tiempo y de resolver algunas trabas burocráticas y de capacidad de producción, para que entonces crucen el mar y lleguen a tierra firme, que es como los margariteños le dicen a todo aquello que no es la isla.
Pero en medio de todo este trabajo coordinado dejamos por fuera una piedra angular: los diseñadores gráficos, los publicistas, los diseñadores industriales. Y si no tomamos acciones pronto, esa omisión puede ser un error muy costoso. Un error que podría bombardear las probabilidades de sostenibilidad de este proyecto.
5
Eso que llamamos “estética” es algo que nadie decreta pero nos envuelve a todos. Las líneas de diseño un automóvil, el corte del cabello, los cambios en la ropa, el lugar que ocupa en el cuerpo un tatuaje, la forma y el material de unos lentes, las portadas de los libros… todo tiene un estilo que representa a generaciones específicas y establece distancia entre aquello que llamamos antiguo y es que consideramos actual. Y el acto de comer no escapa de todo esto.
Las vajillas, las fotos de los platos de comida y la forma de presentarlos, los ingredientes en boga, las tendencias gastronómicas, la noción sobre lo que es sano y hasta la forma de describir un plato en el menú son elementos que están sometido a formas estéticas muy específicas. Y no entenderlo es la diferencia entre vender y no vender.
Mi angustia es grande. En este momento los frascos y las bolsas de nuestros emprendedores reinan tranquilos en los anaqueles. La razón no es otra que el hecho de que la crisis vació esos anaqueles y por primera vez se abrió espacio para este tipo de productos. Pero quiero creer que eso no será así por mucho tiempo. Este país está cambiando y ese cambio es inevitable. Pronto será posible importar de nuevo. Y cuando eso suceda nuestra mermelada, el jabón artesanal, la bolsita de lonjas crujientes de pan de año y el vaso de cepillado dejarán de estar solos: tendrán competencia.
Y usted y yo sabemos que la primera decisión de compra la tomamos con los ojos. Es apenas la segunda vez que la decisión la define el gusto. En pocas palabras: a la hora de comprar una mermelada gana la botella con la etiqueta más bonita y sólo probaríamos otra si la primera no nos gustó.
¿Pero qué significa la botella con la etiqueta más bonita? Pues aquella que tiene la forma, los colores, el tipo de letra, el eslogan, el nombre y la información sobre el producto que los clientes esperan y que se parece a los gustos de esta generación de compradores.
Y eso no queda sólo allí. También hay detalles como la forma de un empaque, la facilidad a la hora de abrirlo, la facilidad de guardarlo si no se va a consumir completo o el sonido al abrirlo. Y eso influye en las decisiones de compra.
Hacer bien todo eso es tarea de expertos. Así como rara vez queda bonita una casa si no es un arquitecto quien la diseña, rara vez queda bonito un empaque o una etiqueta cuando la hacemos con una plantilla en una computadora en casa.
Zapatero a su zapato.
Sería un espanto que, después de todo lo que se ha logrado, se venga abajo la experiencia por no haber involucrado a los diseñadores.
Y acepto mi cuota importante de culpa en ello.
Mi llamado es concreto y sin medias tintas: escuelas de diseño, diseñadores, tomen los casos de emprendimiento gastronómico de Margarita y donen su saber a estas familias. Si nos dicen que sí, con gusto los invitaremos a un sancocho en un caney para echarles el cuento.
En sus manos está la posibilidad de que el pueblo le hable de tú a tú a la importación en los anaqueles.
Un pueblo que ya hizo el trabajo inmenso de envasar nuestros sabores con calidad.

viernes, febrero 05, 2016

401 GEDANKENEXPERIMENT


En el año 1812 se utilizó por primera vez el término gedankenexperiment para denotar aquellos experimento conducidos en los pensamientos. Tanto la Filosofía como esa otra rama de ella que es la Física, adoran plantear experimentos mentales como recurso académico. Probablemente el experimento mental físico mas famoso que hay es el que planteó el físico austriaco Erwin Schrödinger para poder explicar como afecta un observador las leyes físicas de la mecánica cuántica. Son experimentos que se plantean sin intención (muchas veces, sin posibilidad inclusive) de llevarlos a cabo físicamente, pero cuya concatenación lógica de eventos permite obtener conclusiones que prueban teoremas.
A veces veo lo que pasa en el país y siento que somos una especie de gedankenexperiment perverso de algún burócrata fastidiado. Lo terrible es que después de inventarse el escenario, estos sí tienen el poder para convertirlo en algo tangible.
Hagamos pues un experimento imaginario.
Imaginemos, hipotéticamente claro está, que el gobierno decide expropiar las fábricas de alimentos para animales. Lo hace alegando seguridad y soberanía alimentaria, por tratarse el alimento la materia prima sensible y fundamental en el proceso de independencia agroalimentaria.
Imaginemos, insisto, hipotéticamente, que los nuevos gerentes de las compañías expropiadas deciden subsidiar el precio por kilogramo del alimento para animales, para que el bajo precio garantice que el producto final sea asequible a la mayor parte de la población.. Para no complicar demasiado nuestro gedankenexperiment, limitémonos al alimento para vacas. El recurso del subsidio es ampliamente usado por todas las naciones. Indudablemente es una de las formas mas democráticas de reparto de la riqueza.
Imaginemos que los nuevos gerentes de la compañía expropiada tienen que aprender como se maneja el negocio de producción de alimento para vacas. No es tan fácil como prender una máquina que hace alimentos o preguntarle a los trabajadores - ¿Mira chico, cómo es que se hace esto? Implica rearmar acuerdos crediticios para importación de materia prima, (si, para hacer materia prima hay que importar otra matera prima)  restablecer sistemas de distribución y cobranza. En fin, aspectos gerenciales que toma sus buenos años lograr. Mientras tanto, imaginemos, la producción de la nueva comida barata para vacas cae estrepitosamente. 
Ahora nuestro experimento imaginario nos ha llevado a un escenario en el que hay muchas vacas hambrientas y poca comida. Corremos el nuevo escenario en nuestros programas de modelo social, y luego de quince segundos la computadora arroja el resultado. Contrabando y mercado negro, dice la pantalla. Obviamente el mercado negro solo lo puede armar quien distribuye.
Imaginemos, hipotéticamente claro está, que el productor, ese que siempre ha estado literalmente sembrado en estas tierras, no quiere ver morir de hambre sus vacas, ni quedarse sin modo de vida. Nuestro experimento, ¡miren que interesante!, acaba de crear tres nuevos tipos de ganaderos: A) Los que consiguen el alimento a precio subsidiado. B) Los que deben comprar el alimento en el mercado negro. C) Los que se quedan sin vacas porque no son amigos de nadie, ni tienen dinero para ir al mercado negro. Un tiempo después, debido a que el éxito de las relaciones financieras es directamente proporcional a la rentabilidad, también desaparece A y sólo queda B.
Volvamos al burócrata que ideó este Gedankenexperiment, uno que por supuesto jamás ha llenado de estiércol sus zapatos recorriendo el campo. En su oficina saca cuentas. La más importante es decidir cuanto cuesta producir un litro de leche. Suma. Suma nómina, metros cuadrados, veterinario, impuestos… alimento para vacas ¡Y listo! Ya sabe cuanto vale producir un litro de leche. Digo vale porque lo que no sabe es cuanto cuesta lograrlo. A su cuenta le suma 30% de ganancia para el productor, no vaya a ser que se nos muera de hambre.
Hay un problema en esta parte de nuestro gedankenexperiment. El precio de kilo de alimento para vacas (principal elemento de costo de la fórmula) que se toma es el subsidiado. Una pequeña paradoja en nuestra fórmula. – Pero señor, el precio real de ese alimento es el del mercado negro, porque es el único que se consigue. Se atreve a decir un técnico menor, de eso que no saben nada de gedankenexperiments.
La paradoja se resuelve fácil ¿Quién manda al productor a incentivar el delito comprando en ese mercado tan poco matemático que es el negro? ¡Lista la solución! El delito es del comprador y no del vendedor. Se queda en nuestra fórmula el precio subsidiado del alimento para vacas y se fija, en función de él, el precio máximo de venta por litro de leche. Llamemos a ese precio omega (Ω).
Resulta que Ω es menos de lo que en verdad es el valor de producción de un litro de leche de vaca (recordemos, por aquello del precio real del alimento que el técnico que no sabe nada notó), así que nos encontramos con un escenario inesperado en nuestro gedankenexperiment: Productores que de vender la leche por arriba de Ω van presos, y si la venden a Ω se mueren de hambre, y al ratito se le morirán de hambre las vacas también.
Que hacer. Que hacer. Que hacer. Piensan y piensan nuestros alumnos ante este interesante gedankenexperiment que les ha planteado su profesor.
¡Ya se! Levanta la mano uno de los más brillantes. ¡Que los productores de leche hagan tortas o dulce de leche y ese lo vendan al precio que si les permita mantener operativa la producción!
Brillante su solución joven, dice el profesor, el único problema es que ya no habrá leche para vender, y se supone que nuestro gedankenexperiment se planteó para que hubiese leche para todos.
Piensan.
No hay nada que hacer. Esta es la solución que da el experimento mental. Así es la ciencia, no siempre da el resultado esperado pero siempre arroja el lógico